27 noviembre 2009

Noticias ¡muy frescas!

Hoy creo que todos los que no tenemos que madrugar habremos esbozado una sonrisa durante toda la mañana, una vez que hemos mirado si había novedades en nuestro amado mundillo.

En primer lugar, BMW anunciaba que la venta que han cerrado del equipo no ha sido con Qadbak, sino con el viejo conocido Peter Sauber. Podemos respirar tranquilos y más los empleados de la escudería, pues ellos son los primeros que, en cuanto se informaron un poco del historial de esos mendas, se debieron imaginar a Tony el Gordo y Mario Theissen -o el tipo que se encargue de las ventas en BMW- estrechándose la mano en un cuchitril. Pero ya pueden dejar de respirar tranquilos: Habrá recortes de plantilla, cómo no, y hay que recordar que la entrada aún no está confirmada.



El conzeto se basa en que la compra se efectuará una vez que la entrada -vaya un préstamo semántico, ¿no sería más correcto decir "plaza"?- esté garantizada. Creo que, en otras palabras, eso significa que Qadbak se ha percatado de que no tiene mucho sentido comprar algo si no sabes si vas a tener que comértelo.

La siguiente noticia era más sabrosa porque tenía más miga: Volkswagen reconoce poder estar interesado en la F1. Concretamente, en la F1 prevista para 2012. Cada día se entiende menos este negocio, ¿no creen?

Puede que así sea. Pero también puede que este fin de año esté tratando de abrirnos los ojos. Estamos en la sociedad posfordista, posmoderna, fragmentada, donde cuentan mucho los estilos de vida. Las marcas se dedican a encontrar su territorio, un hábitat que el consumidor perciba como el que les es natural, para así posicionarse sin ambigüedades en su mente. ¿Y de veras creímos que, en esta tesitura en este deporte, iban a estar todas las marcas a partir un piñón? ¿Creíamos que daba los mismo ser Renault que Toyota que BMW que Mercedes que Volkswagen -que McLaren-? ¿Que todas gustan picar de las mismas cosas en la bandeja de la competición? Y por qué no preguntarlo, ¿de veras tantísimos creyeron que podía prosperar un campeonato paralelo?



Si lo siguen pensando, agárrense. Hoy el ex-piloto Hans-Joachim Stuck ha llevado a algunos a especular con el posible fichaje de Max Mosley por el gigante germano. Para Stuck, al igual que señalamos que pensaba el Dr. Zetzsche -Daimler- es ahora cuando la Fórmula 1 "va en el camino correcto". Volkswagen apoya las parrillas superpobladas y ¡¡¡¡¡¡el motor único!!!!!! Que sí, que eso es lo que ha dicho.

Lo que está claro es que Stuck es un nostálgico de su tiempo. Pero si las salas de juntas no se ponen de acuerdo, tal vez el poder lo tengamos nosotros. ¿Qué queremos que sea la Fórmula 1? ¿Lo que quiere Volkswagen o lo que quiere Toyota? ¿Biocombustible para VAG o KERS para BMW? Y por favor, vale ya de encuestas de marcar las opciones -muy de acuerdo, bastante, nada de acuerdo... brrr-. Preguntas ABIERTAS, donde poder pintar nuestro paisaje idílico.

Yo lo tengo claro: Estandarizar lo estandarizable -ECUs, neumáticos, maquinaria de boxes-. Para mí un motor es algo históricamente demasiado importante como para hacerlo común. Que todo tiene un límite, vaya. Y políticamente, debe haber un equilibrio entre los equipos que pueden competir mientras les interese -fabricantes, bebidas energéticas, billonarios- y los que pueden competir... mientras pueden -privados-. Cuando escaseen unos, los otros tendrán que mantener el espectáculo, sin que eso tenga por qué significar un deterioro en ningún aspecto de la competición. Y antes de que se me olvide: BASTA YA DE ABU DHABIS. Esos circuitos están hechos para los que no aman la F1, sino la pura y dura ostentación del pase que tú y yo anhelamos con toda nuestra alma, mientras se miran el ombligo cuando está pasando un bólido delante de sus narices. Apuesto a que la mitad de los que fueron allí prefieren el golf porque el espectáculo es más bello y mucho menos ruidoso. Es hora de que se preocupen de nosotros, los aficionados: Cuando eso ocurra, el primer síntoma será la des-deslocalización de la F1, de vuelta a Europa -o a Canadá- con papá.

Vivimos tiempos apasionantes, en la F1 y en el mundo entero.

3 comentarios:

Carlos García-Alcañiz Mena dijo...

Bueno, bueno, bueno. Te imaginas a SEAT en la F1? jajaja. Fuera bromas, no estaría mal que participara, porque tiene en su poder varias marcas de deportivos: Lamborghini, Bugatti, Bentley y Porsche, además de las propias del grupo. Así que tienen dónde elegir.

Sergio dijo...

Supongo que depende de contra quién prefiere competir: Para posicionarse contra Ferrari-McLaren que use Lamborghini o ¡Bugatti! Qué genial, qué retro sería... Para medirse contra Renault o similares, debería usar Seat. Pero claro, ahora mismo sólo tiene sentido la primera opción, y ellos mismos están rechazando de entrada entrar en F1 por la competición.

Mundo F1 dijo...

ola si te agrego como amigo :D

espero que comenten siempre y visites !

saludos che