16 noviembre 2009

La estrella y las estrelladas

Me enorgullezco de ello. Desde hoy fan del Mercedes F1 Team, como lo fui a lo largo de los años de BAR, Honda y el mesías Brawn. Por lo tanto, quien me conozca pensará que éste es el colofón a una temporada de ensueño. Y... Bueno, quien piense eso acierta, este es el penúltimo capítulo del cuento de hadas. Pero quien mejor me conoce sabrá que, sin disgustarme, no profeso el mayor de los cariños a los fabricantes, esos gigantes que parecen economías domésticas, incrementando en los malos tiempos su tasa de ahorro, a costa de su compromiso con el deporte. Por no hablar de la simpatía en general que me despiertan las multinacionales. No obstante, no es el momento ni el lugar para sacar los trapos sucios de Daimler -que alguno me sé-, sino de aplaudir su decisión de entregarse al 100%.

Para hacerlo, no se me ocurre mejor forma que comparar los motivos de su nueva etapa con los motivos del fin de la de Toyota y BMW.

Y es que es tremendamente llamativo el comienzo del comunicado que hoy han lanzado los hombres de Stutgart: La base de esta decisión está en los nuevos términos y condiciones para la F1. Las restricciones de recursos establecidas por la FIA y la FOTA han limitado eficazmente el gasto en diseñar, construir y hacer correr coches de carreras. Además, unos beneficios signficativamente mayores se van a tener a disposición de un equipo de F1, generados por los derechos comerciales de la categoría gracias a la firma del nuevo Pacto de la Concordia.

Si lo releemos, nos damos cuenta de que, mientras Mercedes ha sacado a relucir su capacidad de razonar a la hora de tomar decisiones, Toyota se ha limitado a recordar que hay que ahorrar. En cuanto a BMW Sauber, dijeron preferir la investigación en tecnologías para la conducción y el medio ambiente.

¿A qué se debe que mientras todas las ratas abandonan el barco, Mercedes parezca Peter Windsor hablando de la gran oportunidad que existe hoy en día para lanzar un equipo de Fórmula 1? ¿Es que los ejecutivos de Toyota o de BMW no piensan? Es poco probable que esa sea la razón, ¿verdad? Por eso varias posibilidades me vienen a la mente:

a) Con sólo tres fabricantes en Fórmula 1, es más fácil para un equipo con un nombre de prestigio atraer sponsors que hagan, usando el término del comunicado de Mercedes, "autofinanciable" una escudería. Tocan a más, en otras palabras. Además, sin BMW a la vista, es la oportunidad para sacudirse el sanbenito de "coche de los viejos" con el que la firma de la estrella carga. Jóvenes, es una de las pocas que todavía tiene hambre de competición al máximo nivel.

b) Atención, que con esta voy a demostrar lo perspicaz que soy: La paciencia en Toyota se ha acabado; Mercedes tiene reservas de éxito para querer más, y más rentable.

c) Su menor compromiso en McLaren les ha permitido tal nivel de control de los gastos que, ahora que la F1 se abarata para evitar el Apocalipsis, ellos sí que conservan lo justo para lanzarse a la aventura de fundar su propia escudería. Si hubieran estado gastando lo que Toyota, ¿habría impulsado esta operación el Dr. Zetzche? Lo han dicho bien claro: En las condiciones conseguidas, una escudería puede incluso aportar beneficios.

Una escudería sirve también para investigar; esa misma escudería puede dar dinero por sí sola; ese dinero puede invertirse en tecnologías "para la conducción y el medio ambiente" tna buenas como las que a partir de ahora se dedique a hacer BMW.

Al final, a la hora de hacernos la composición de lugar, sale a relucir el modelo "simétrico" que ha seguido Mercedes: Nunca con más del 40% en propiedad cuando todo el mundo montaba su propio equipo y, ahora que esos equipos se desmantelan, entran ellos a saco en Brawn; se hace innegable -que tiene que haber algo muy distinto en la base para ir con el paso tan cambiado. Pero a la vez pisando tan fuerte.

Y parece que, después de todo, al final un fabricante le va a dar la razón a la FIA en su modelo de deporte. Y va a cumplir lo prometido a cambio de la dimisión de Mosley: Que todas las marcas se quedarían hasta el 2012.

3 comentarios:

Carlos García-Alcañiz Mena dijo...

Muy bueno tío. Me ha gustado mucho tu entrada, y tienes toda la razón del mundo. y ahora veremos por cuánto tiempo están las nuevas escuderías de Manor, Lotus, USF1 y Campos...

Sergio dijo...

Gracias. Ya me va tocando a mí leer tus juicios sobre los híbridos.

¿Por cuánto tiempo estarán las nuevas? Es la prueba de fuego de la F1 actual. Los privados comparsa se han esfumado más rápidamente que los grandes fabricantes, honestamente. Pero veremos si ahora se confirma que tenemos un ecosistema deportivo donde puedan sobrevivir. Y eso es lo que cree Mercedes.

manarello dijo...

Me alegro mucho de que Mercedes vuelva a la F1 como equipo. El duelo entre la Scuderia y las verdaderas flechas de plata como en los 50. Seguro será un año espectacular.