06 diciembre 2009

Red Bull Racing-Renault


f1sintraccion.com

Era lo que Adrian Newey y su fiel equipo necesitaban para no hacer de la apuesta de Red Bull por ellos un auténtico fiasco: El mayor cambio de reglamento de los últimos nosecuantos años. Ahí es donde el ex de McLaren y su compinche Neil Oatley dan lo mejor de sí. O casi... Pues su lectura del reglamento no reparó en la posibilidad de hacer uno de esos difusores dobles, si bien ellos afirmaron haber consultado su legalidad y haber sido rechazado. Tal vez si enseñaran esos planos...

Pero es que en Milton Keynes también nos tenemos que quitar el sombrero por un difusor: Después de realizar una filigrana "pull-rod" en la suspensión trasera, que los colocó como a algún otro por encima de las escuderías clásicas en los primeros compases, la ratificación del Tribunal de Apelación de que los inventos de Brawn, Toyota y Williams eran legales los puso manos a la obra para vencerlos en su propio terreno. Parecía que Newey se estaba perdiendo en la fábrica los mejores momentos del equipo en pista -doblete en China, Vettel 2º en Bahréin-, total para un concepto que se tenía que siempre se iba a tener que meter con calzador en el RB5. Los libres de Mónaco, donde ambos coches fallaron mecánicamente, no auguraban nada bueno. Pero la perfección llegó en Silverstone con el RB5B, desde ese momento el coche más regular de la temporada. Chapeau, una lección de flexibilidad y capacidad de reacción, sólo al alcance del dream team que RBR tiene por equipo de diseño, y que por fin este año ha parecido congeniar lo bastante como para transmitir esas buenas vibraciones al asfalto de los circuitos del mundial.

A pesar de todo, al igual que la marcha de Zahnder de Brawn, sigue siendo intrigante que Geoff Willis abandonara allá por el Gran Premio de Alemania.

Hay muchas formas de ser subcampeones. La de RBR, sin duda, ha sido muy elegante y currada.

Sebastian Vetel (84 pt, 2º).



El segundo puesto de "Seb" tal vez no ha sido lo suficientemente considerado. Si nos ponemos a hacer una de esas odiosas tablas de rectificación de puntos, es probable que Rubens le robara esa plaza, y es cierto que con Vettel podríamos hacer una lista sobre cómo perder puntos en un mundial (choque con Kubica, luego trompo en Malasia, accidente en Mónaco, salida en Turquía, errorcillo en calificación que te cuesta dos puntos en Alemania...). Pero todo esto Seb lo sabe de sobra, de ahí que estuviera especialmente enfadado en Brasil. Y eso es lo que lo convierte en un tipo a "seguir siguiendo", que es consciente de que tiene que mejorar. Ahora nos toca a nosotros ser conscientes de que ha pasado un año de curtirse en mil batallas, como el 2008 de Hamilton o el 2004 de Alonso. Por eso creo que va a ir para arriba, y también por eso, y por sus cuatro victorias y sus destellos deslumbrantes de velocidad -y genial humor- Vettel ha hecho un año para darle la enhorabuena. Además, aunque sí se le viera venir, ¿cuántos lo habrían colocado en liza por el título antes de empezar?

Mark Webber (69,5pt, 4º)



En algunas ocasiones -demasiadas- ha sido más consistente que su joven compañero. Como ya comentamos en este blog en plena pomada del mundial, es toda una paradoja que el mejor año de Mark Webber haya consistido en ser pateado en calificación para luego resarcirse en carrera. Tradicionalmente este piloto hacía todo lo contrario. ¿Complejo de Heidfeld? No, mi diagnóstico es "síndrome del compañero ultrarrápido", más bien. Éste ha sacado lo mejor del australiano y lo ha convertido en ganador de dos grandes premios. Ha sido más regular... si no contamos los cinco ceros consecutivos en su casillero entre Europa y Japón. Claro, es que si no logras situarte en un momento crucial, la metedura de pata pasa desapercibida... Pero seguro que más de uno esperaba mucho menos de Mark. Y él ya puede decir que ha sido candidato al título.

1 comentario:

Pit Stop - Formula 1 dijo...

gran temporada de Mark :D

saludos !